Hipertensión ocular: síntomas, causas y tratamiento

Autor: Equipo médico Bogotá Láser
25 de Enero de 2021
¿Qué es la hipertension ocular? | Bogotá Láser

La hipertensión ocular se presenta en los ojos cuando la presión del interior del ojo supera el rango que se considera normal y se sitúa por encima de los 21 mm Hg. De acuerdo a los expertos es una condición que es progresiva con la edad, aunque también puede potencializarse por otras patologías. Aunque es una de las enfermedades oculares diferentes al glaucoma, es el principal factor de riesgo. 

 

Se habla de hipertensión ocular cuando la presión intraocular está alta y aunque el nervio óptico esté en riesgo, aún no ha sufrido algún daño, mientras que en caso de tener glaucoma el nervio óptico ya está afectado. Esto puede ocasionar pérdida de campo visual e, incluso, de visión central, lo que significa que deben ser evaluados de cerca por un especialista en un centro oftalmológico para asegurarse de que no se desarrolle un glaucoma.

 

La presión intraocular se eleva lentamente con la edad, de igual manera que el glaucoma se hace más común a medida que el paciente va envejeciendo. Puede también ser el resultado de algunas enfermedades del ojo anteriores. En Bogotá Láser le ofrecemos análisis para sus ojos de alta calidad, donde se detectará cualquier anomalía de la vista o del ojo en general. Visítenos y disfrute de la mejor tecnología y amable atención.

 

¿Por qué se produce la hipertensión ocular?

 

En aspectos generales la hipertensión ocular es provocada por un mal funcionamiento del sistema de drenaje acuoso, el cual es el responsable de nutrir las estructuras oculares. Cuando estas no fluyen de la forma apropiada por diferentes factores, se irrumpe con el equilibrio entre el líquido que se produce dentro del ojo y el que sale, lo que hace que se genere un aumento en la presión.

 

Esto suele ser progresivo, de forma gradual. Sin embargo existen casos donde puede ocasionarse de un momento a otro. A pesar de que cualquier persona puede padecer de esta condición, hay determinadas condiciones que hay que sean mucho más propensas  a desarrollar glaucoma. Por ejemplo, aquellas que tienen antecedentes familiares con glaucoma o hipertensión ocular, personas mayores de 60 años, diabéticos, miopes, pacientes con determinados traumatismos o enfermedades oculares, con ángulo ocular estrecho, entre otros.

 

Síntomas de la hipertensión ocular

 

El aumento de la presión es una condición que pasa desapercibido para los pacientes y no se manifiesta ningún síntoma en específico, a excepción que esté avanzado y ya haya producido glaucoma, lo cual hace que de un profundo dolor en los ojos. Por tal motivo, la única forma de identificar la hipertensión ocular es a través de una exploración oftalmológica completa, en la que el profesional médico mide el valor de la presión.

 

El examen que se realiza se llama tonometría, lo que hace principalmente es determinar la presión ocular para saber si está en etapa inicial o si ha causado glaucoma, es decir que ya dañó el nervio óptico. Es común que esta situación pase desapercibido si no se lleva a cabo una revisión, puesto que la disminución de la visión suele ser periférica al inicio y no se hace evidente hasta llegar a etapas muy avanzadas de presión.

 

¿Cómo se puede prevenir?

 

A pesar de que hay algunos cuidados que puede tener en cuenta e incluir en su vida cotidiana, la hipertensión ocular es una condición que difícilmente se puede prevenir, pero sí controlar de cerca, asistiendo a revisiones periódicas, especialmente en casos donde pueda existir algún riesgo. Se pueden recibir algunos tratamientos para evitar que se dañe el nervio óptico y, con esto, prevenir que haya una pérdida de la visión irreversible.

 

Tratamientos para la hipertensión ocular

 

Los tratamientos para la hipertensión ocular varían y son individualizados según sea el caso de cada paciente. No obstante, puede ser mediante fármacos de diferentes tipos y combinaciones de colirios que determine el especialista médico. Así mismo, se pueden practicar varias técnicas quirúrgicas que buscan lograr una reducción eficaz de la presión intraocular de la forma menos invasiva y de menor impacto para cada paciente. 


El llamado se basa en acudir de forma regular a una clínica oftalmológica en Bogotá para descartar, recibir un diagnóstico oportuno o practicarse tratamientos necesarios. ¡Contáctenos! contamos con profesionales altamente capacitados y tecnología de punta.

Compartir en: