cargando


Coroides: qué es, enfermedades asociadas y tratamiento

Autor: Equipo médico Bogotá Láser
28-10-2020
El melanoma de coroides se presenta principalmente en ojos claros con pigmentos de otro color


¿Tiene dudas sobre las cirugías oculares?

La coroides es la segunda capa del ojo, que está compuesta por vasos sanguíneos que cumplen la función de nutrir y, por pigmentos absorben el exceso de luz para evitar que se refleje al interior del globo ocular.

 

Dentro de las enfermedades del ojo que afectan la coroides se destaca la uveítis que es la hinchazón e irritación de la úvea, es decir la capa media del ojo que suministra la mayor parte del flujo sanguíneo a la retina. Este tipo de enfermedades oculares pueden ser causadas por trastornos como la artritis reumatoidea, infecciones o exposición a toxinas; aunque en muchos casos las causas son desconocidas.

 

La uveítis puede afectar solo un ojo o ambos, aunque por lo general solo afecta uno; los síntomas se pueden manifestar rápidamente y es necesario realizarse un completo diagnóstico ocular para descartar que se trate de alguna anomalía grave.

 

Enfermedades que pueden afectar a la úvea posterior

 

• Melanoma de coroides: es la presencia de un tumor primario de origen ocular que se presenta con mayor frecuencia en personas adultas. El cuerpo extraño crece desde la coroides (ubicada debajo de la retina) y su crecimiento puede darse hacia el interior o exterior de la capa del ojos. En estados iniciales no suele presentar síntomas, sólo cuando este se complica y crece, pudiendo ocasionar desprendimiento de retina o sangrado, pérdida de la visión o tener una mancha en la zona de campo visual.

 

Entre los factores y causas se desconoce con certeza su motivo, pero se ha identificado que suele presentarse más en personas de ojos claros, cuando tienen manchas pigmentadas en el fondo del ojo, en algunos casos puede haber un componente hereditario y suele diagnosticarse hacia los 50 años en adelante.

 

• Uveítis: es una inflamación que afecta las estructuras del ojo focalizándose en la retina, coroides o ambas. A este tipo de uveítis posterior se le ha destacado algunas causas infecciosas, con frecuencia se responsabiliza a la toxoplasmosis, un parásito que se enquista en la retina y puede ocasionar una activación; otras enfermedades asociadas pueden ser la sífilis, la tuberculosis y la infección por el virus del herpes.

 

Otros tipos de uveítis, como puede ser la anterior o intermedia, son producidas por procesos propios de los ojos, donde el vítreo no suele estar inflamado o si lo está, la visión borrosa es escasa y suele afectar ambos ojos. Para obtener el diagnóstico es indispensable someterse a pruebas de imagen por parte de un oftalmólogo especialista. Sus síntomas son similares a las otras patologías que afectan el coroides. Sin embargo, en este caso, el ojo no suele estar enriquecido pero puede notar visión borrosa y “moscas volantes” por la turbidez. En caso tal de que el foco afecte la mácula, puede existir una pérdida de la visión importante, por ese motivo, siempre somos insistentes en los diagnósticos oportunos para tratamientos eficientes.

 

• Uveítis anterior e intermedia: la anterior es la forma más frecuente en la que se localiza la inflamación y hace referencia cuando se origina en el iris o en el cuerpo ciliar; la intermedia es cuando afecta principalmente a la sustancia gelatinosa que contiene el ojo y a la que también se le denomina vitritis o parsplanitis. Suele presentar enrojecimiento, dolor o sensibilidad a la luz y visión borrosa; la intermedia no suele tener dolor, más bien es posible notar presencia de puntos negros, telerañas, pérdida de la visión o distorsión.

 

Sus causas varían, generalmente es porque el sistema inmune presenta defensa ante un organismo extraño como bacterias o virus y se ataca a él mismo. A menudo, se produce por infección por parásitos que acceden al interior de la cavidad ocular y provocan infección. Otra de las posibilidades es por traumatismo, cirugía o golpe que produce una inflamación. No obstante, en una proporción importante no es posible detectar una causa específica del desarrollo de la uveítis.

 

• Hemangioma de coroides: es una tumoración intraocular benigna que se evidencia cuando hay crecimiento de espacios vasculares en la capa posterior del ojo, donde hay mayor densidad de vasos sanguíneos, situado en la parte blanca del ojo y la retina. Es una acumulación de líquido por debajo de la retina y sus principales síntomas se basan en la distorsión de los objetos, incapacidad para enfocar o disminución en la capacidad visual.

 

Hay dos tipos de hemangioma, uno que puede ser localizado o circunscrito, o difuso. Cuando este se presenta de forma difusa suele ser más grave y se asocia a un síndrome llamado Sturge Weber, en donde también es posible percibir hemangiomas en la cara y ocasionalmente puede ocasionar problemas neurológicos, por lo que frente a cualquier sospecha es imprescindible que usted acuda a una clínica oftalmológica en Bogotá o la ciudad donde se encuentre para someterse a una exploración por un médico profesional y recibir un tratamiento oportuno.

 

Principales síntomas de afectación en la coroides

 

• Pérdida de la visión o visión borrosa.

 

• Percepción de lucecitas flotantes.

 

• Dolor en el ojo.

 

• Enrojecimiento en el ojo afectado.

 

• Sensibilidad a la luz.

 

Tratamientos para las enfermedades que afectan la coroides.

 

Se desconoce su posibilidad para prevenir, pero actualmente existe tratamiento y su efectividad depende de la etapa en la que se diagnostique. Se suele hacer cirugía de ojos en Bogotá con láser para la extirpación del tumor o terapia fotodinámica.

 

Dentro de los tratamientos que se pueden encontrar para enfermedades infecciosas está el medicar fármacos antiinfecciosos por vía oral o intravenosa, la ingesta puede ser desde 2 semanas en adelante. Sin embargo, todo depende de la condición del pendiente. Para la hemangioma de coroides depende del tamaño y las complicaciones que el paciente esté presentando, pero generalmente se asocia a la terapia fotodinámica, la cual se basa en aplicar un láser sobre la lesión donde se inyecta un fármaco endovenoso y resulta ser muy efectivo para aquellos que son sintomáticos.

 

Si usted experimenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, antes de automedicarse, visite nuestra clínica oftalmológica en Bogotá donde lo asesoran sobre el mejor tratamiento para corregir su condición. Visítenos y ponga sus ojos en manos expertas, en Bogotá Láser le ofrecemos los tratamientos adecuados.

Compartir en: